5 mitos sobre la salud bucodental

Una correcta salud bucodental, conlleva una correcta información sobre ésta. Por ello, hoy queremos desmontar 5 mitos relativos a nuestros dientes que pueden dar lugar a dudas y confusiones.

  1. Un cepillo duro y un enjuague fuerte limpian mejor. Un cepillo de cerdas duras puede conllevar un desgaste en nuestros dientes y en el esmalte que los recubre. De igual modo, los enjuagues fuertes y con una gran cantidad de alcohol, lejos de ser mejores, pueden causar sequedad en los tejidos orales al modificar de forma exagerada la cantidad y calidad de nuestra saliva.
  2. La higiene dental no tiene nada que ver con las enfermedades crónicas. Falso. Las enfermedades y dolencias bucodentales pueden estar relacionadas con las cuatro enfermedades crónicas más importantes; las cardiovasculares, el cáncer, las respiratorias y la diabetes. Por estos motivos es necesario acudir de forma periódica al dentista para realizarse las revisiones pertinentes.
  3. Los implantes dentales pueden causar rechazo. Debido al material utilizado actualmente en los implantes dentales (titanio) es prácticamente imposible que tu cuerpo lo rechace o genere cualquier tipo de reacción negativa. Los únicos problemas que pueden ocasionarse pueden deberse a una mala colocación o diseño del implante, por lo que conviene acudir a un dentista profesional y especializado, o problemas del paciente, como existencia de factores de riesgo, una mala higiene o el tabaquismo.
  4. El mal aliento es crónico. La halitosis desaparece en la mayoría de los casos llevando a cabo una correcta higiene bucodental. También es importante realizarse al menos una vez al año una limpieza dental para eliminar el sarro más antiguo y descartar las enfermedades periodontales. También es importante tener cuidado con alimentos más fuertes. En una entrada anterior comentamos qué alimentos consumir con moderación en caso de halitosis.
  5. Durante el embarazo no se debe ir al dentista o “un embarazo, un diente”. Durante esta etapa, la mujer aumenta el riesgo de sufrir algunos problemas bucales como la gingivitis o las caries. Por ello, con más motivo se hace necesario visitar al dentista al menos una vez durante el embarazo. También es falso la creencia de que la mujer perderá una pieza dental por cada embarazo. Con una limpieza bucodental adecuada y un correcto seguimiento por parte del dentista, no deberá existir ningún problema.

0 comments

No comments. Leave first!

Leave a reply