AMALGAMAS VERSUS COMPOSITES.

Cuando una pieza dental tiene caries, realizamos la remoción de esta, y elaboramos los empastes/obturaciones, para rellenar y sellar esta cavidad devolviendo la salud del diente en forma, función y estética. Para la realización de los empastes en los diente posteriores, se requiere un material que resista las cargas funcionales que se originan durante la masticación, por tal razón, la amalgama ha sido un material de elección durante muchos años, es de los materiales más antiguos con facílmente 150 años de existencia . Ha resistido a traves del tiempo por ser un material con un buen comportamiento, por su dureza, facil manejo y costo, se observa en nuestra experiencia, empates de amalgama en buen estado con 20 años de duración o mas. La gran desventaja de los empastes de amalgama, ademas de su color oscuro, es su composición, ya que es una aleación metálica donde se mezcla a temperatura ambiente, plata 70%, estaño 25 %, cobre menos del 5%, zinc menos del 1%, con mercurio puro, ocupando, finalizada la mezcla, un porcentaje del 40 al 50% de mercurio en la composición del empaste. Las amalgamas dentales, no son estables en boca y pequeñas cantidades de mercurio se evaporan de la superficie de la amalgama por la acción de la masticación, se habla de cantidades mínimas, muy inferiores a las que podemos estar expuestos por la alimentación y en mayor porcetaje por la contaminación ambiental, son mínimas pero de liberación constante. El mayor riezgo a la exposión de mercurio por los empastes de amalgama, la tenemos en el momento de su colocación y cuando hay que sustituirlos, de ahí que si los tenemos que retirar debemos realizarlo con un procedimiento seguro, siguiendo un riguroso protocolo. En la actulidad como material para realizar los empastes tenemos los composites, que son definidos como materiales biocompatibles pero que sus efectos tóxicos sistémicos, son menos conocidos que la amalgama, por su incorporación en el tiempo menor, por falta de estudios y por mala divulgación. Son mas seguros, por definición aparentemente, ya que estan catalogados como un biomaterial, pero sabemos de su contenido de bis-GMA( dimetacrilato del diglicidileter), y hay estudios que confirman como el bisfenol A y bisfenol A dimetacrilato tienen efecto estrogénico y su vinculación con alguna patología endocrina. El bis-GMA es la suma de tres moléculas: bisfenol A, alcohol glicídico y ácido metacrilico, es un monómero clave para la producción de la mayor parte de los composites y selladores que se usan para rehabilitar los dientes. Si comparamos ambos materiales de restauración, ambos son contaminantes, la amalgama por su composición conocida y comprobada, por lo fácil que resulta actualmente detectar niveles de metal en el organismo y los composites que tienen en su composición bisfenol A con sus conocidos riesgos y otros compuestos que no tenemos estudios que demuestren los efectos en nuestro organismo. Para la elección del material de nuestro empaste debemos analizar la relación beneficio-riesgo, en la actualidad los empastes de composite han mejorado muchísimo, existen composites sin bisfenoles, materiales con elevada resistencia al desgaste y cargas funcionales, altamente estéticos, pero lamentablemente falta más investigación e información sobre el efectos de sus otros componentes. La tarea de los que nos dedicamos a la odontología integral es disminuir los riesgos existentes, aceptar las prestación que nos presentan los materiales de restauración actuales buscando un equilibrio entre este riesgo y salud. El mejor empaste: ” el que no se hace”. La prevención, nuestra principal arma para mantener una boca libre de contaminantes y es tan simple como mantener una buena higiene oral combinada con una buena alimentación. Cuantos articulos nos hemos leído sobre el efecto beneficioso de una alimentación correcta en nuestra salud, pues esta salud también se refleja en la boca, muchas de las enfermedades de la boca como la caries y la periodontitis se previenen con buenos hábitos y una alimentación sana. Queremos pacientes con un gran compromiso de llenar su cuerpo de alimentos vivos, orgánicos, integrales, que eviten el consumo de azúcar en todas sus formas, que disminuyan o eliminen el consumo de todo tipo de proteina animal y aumenten la de orígen vegetal, que consuman grasas naturales obtenidas por compresión en frio y no consuman bebidas con gas, queremos pacientes con un gran amor por todo lo que nos rodea, y llenen nuestra consulta con una linda sonrisa. Tener una boca cuidada disminuye el número de empaste que nos tengamos que realizar, que si hay que colocarlos sea de forma conservadora y respetuosa con los tejidos que rodean al diente. La odontología biológica intenta restablecer la perdida de la energia vital que se desequilibra ante cuadros patológicos, llevar esto a la practica implica utilizar materiales biocompatibles con la naturaleza humana, evitando la contaminación con metales pesados de reconocida toxicidad como el mercurio, evitar el bimetalismo que produce corrosión y erosión, corrientes galvánicas que influyen en el sistema interconectado de nuestra energía biológica. Nuestra tarea es buscar un equilibrio dento-perio-mandibular que se amplifique a todo nuestro ser. No se pretende que al quitar los empastes de amalgama se elimine automáticamente un signo o un síntoma, se busca liberar al organismo de un foco de irritación, de un contaminante, que de la mano de un tratamiento integral de la boca encontrar el camino hacia nuestra autocuración.

0 comments

No comments. Leave first!

Leave a reply