CIRUGÍA BUCAL- FRENILLOS BUCALES.

Introducción

Los frenillos son bandas de tejido conectivo fibroso, muscular o ambos, que unen el labio y las mejillas a la mucosa alveolar o a la encía y al peristilo subyacente. Son estructuras dinámicas y que cambian y está sometido a variaciones de forma, tamaño y posición durante las diferentes fases del crecimiento y desarrollo.

Según su localización los frenillos se pueden clasificar en:

  • Mediales: frenillo labial superior, frenillo labial inferior y frenillo lingual.
  • Laterales: (a la altura de los premolares) superior e inferior.

La cronología dentaria, tanto al considerar su erupción como su evolución, hace que podamos delimitar dos épocas en las que éstos frenillos son objeto de análisis. Por un lado, debemos considerar la edad infanta, dónde la inserción de este trayecto fibroso puede ocasionar problemas que conducen a la necesidad de un tratamiento de ortodoncia.

Por otro lado, y coincidiendo con edades avanzadas, la presencia de diferentes frenillos en la cavidad bucal van a plantear en numerosas ocasiones problemas prostéticos, ya sea dificultando la retención de la prótesis o bien siendo esta misma la que produce fenómenos irritativos sobre los propios tejidos.

images-2

El frenillo labial, en edades infantiles, conduce en algunos casos a la presencia de diademas que pueden ser inicialmente corregidos mediante tratamiento de ortodoncia; sin embargo, no siempre se consigue el objetivo deseado, por lo que resulta necesaria la práctica de un tratamiento quirúrgico.

El diastema interincisal superior es habitual en el 98% de los niños de edades comprendidas entre los 6 y 7 años, pero su incidencia disminuye al 7% en la población comprendida entre los 12  y 18 años. Por lo tanto, el frenillo labial superior puede valorarse mejor tras la erupción de los caninos permanentes constituyendo este el momento más adecuado para la ejecución de cirugías, ya que en este período ya se han producido todas las fuerzas de crecimiento y desarrollo de la oclusión favorecen en el cierre de los espacios.

Actualmente se desconoce si el frenillos es el causante del diastema en todos los casos, ya que hay sujetos con un frenillo labial hipertrofio que no presenta diastema y otros que presentan un gran diastema no asociado a frenillos llamativo.

¿Qué problemas pueden producir los frenillos?

Cuando el frenillo labial superior es demasiado grueso y se inserta demasiado abajo (cerca de los incisivos), puede producir una separación anormalmente grande entre los incisivos superiores, así como, en casos extremos, dificultad par mover el labio superior. Esta separación entre los dientes ocasiona además, alteraciones fonéticas del paciente.

El frenillo labial inferior ocasiona muchas menos alteraciones que el superior, entre las que destaca la retracción gingival y la gingivitis, debido a la imposibilidad del paciente de llevar una higiene bucal correcta.

El frenillo lingual puede ser excesivamente corto, produciendo una serie de alteraciones que van a dificultar el desarrollo del niño, como son las alteraciones del lenguaje y habla  (pronunciación de sonidos, como t-d-n-rr y l); dificultades en la lactancia y deglución (favorece aparición de deglución atípica); alteraciones en relación con las prótesis y otras como la formación de úlceras por ejemplo.

Indicaciones y diagnóstico

La principal indicación de la frenectomía es la presencia de un frenillo labial superior prominente de inserción baja, en la papila palatina, en un paciente con diastema central en el que al menos han erupcionado los incisivos laterales. Otras indicaciones son las periodontales, en los casos en que el frenillo pueda producir una recesión gingival. El diagnóstico lo realizamos mediante un examen clínico y radiológico, descartando otras causas, como los dientes numerarios. Los exámenes radiográficos son imprescindibles para el diagnóstico.

Son necesarias radiografías panorámicas y periapicales del sector anterosuperior a fin de evaluar la edad dental del paciente, obstáculos físicos, agenesias, morfología sutural, anquilosis, problemas de erupción y alineamiento. Antes de diagnosticar un frenillo labial como causa etimológica de un diastema, debemos descartar otras causas:

  • Dientes supernumerarios (mesiodens)
  • Succión digital
  • Quiste fisurario del conducto palatino
  • Aumento del perímetro maxilar y agencias dentarías ( especialmente la de los laterales)

¿Cómo se corrige la patología de los frenillos?

Se corrige mediante la intervención quirúrgica que consiste en la eliminación total del frenillo y de su intervención (frenectomía) o rebuscando la inserción del frenillo en una posición normal (frenotomía). Si después de la cirugía del frenillo labial superior no se consigue el cierre del espacio entre los incisivos superiores, se requerirá de tratamiento de ortodoncia.

La intervención se realiza mediante anestesia local. Actualmente este tipo de intervenciones son muy rápidas con la utilización de láser quirúrgico, se realiza de una manera ambulatoria y no requiere de la utilización de sutura.

0 comentarios

No hay comentarios. ¡Se el primero en comentar!

Dejar un comentario