¿Cómo cuidar tus implantes dentales?

La colocación de dientes artificiales o implantes dentales, con objeto de sustituir piezas perdidas o en estado poco saludable, no es un proceso que se limite exclusivamente al procedimiento quirúrgico, sino que es un factor muy a tener en cuenta a la hora de afrontar -a partir de entonces- nuestra higiene bucal y salud dental. Y es que, la colocación de las piezas sustitutivas es sólo el primer paso, que debe de ser continuado por una serie de hábitos destinados a lograr la osteointegración. Aquí presentamos algunos de los factores que pueden perjudicar a este proceso: Las infecciones: Los pacientes con higiene bucal descuidada, y -sobre todo- aquellos que sufren enfermedades periodontales (piorrea), tienen mayor riesgo de poder sufrir contaminaciones bacterianas de los implantes. Las cargas sobre los implantes: Con frecuencia, las fuerzas aplicadas sobre los implantes durante la osteointegración pueden interferir con el proceso normal que conduce a la integración entre implante y hueso. Este riesgo es máximo en las personas que durante este período son portadoras de prótesis provisionales apoyadas sobre los propios implantes o sobre la encía que recubre los implantes. El hábito de fumar: Los fumadores tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones, ya que los elementos nocivos del tabaco afectan al proceso normal de osteointegración. De hecho, la mayoría de las complicaciones de los tratamientos realizados con implantes dentales se dan en pacientes fumadores. Por ello, evitar estos factores de riesgo resulta una gran ayuda a la hora de favorecer y asegurar el correcto desarrollo del proceso. Además, es altamente recomendable mantenerse en contacto con el equipo de implantología, de forma que se pueda valorar cada caso de manera individual y aconsejar lo que sea más oportuno.

0 comentarios

No hay comentarios. ¡Se el primero en comentar!

Dejar un comentario