¿Cuándo se deben quitar las muelas del juicio?

¿Alguna vez se han preguntado por qué a las muelas del juicio se les llama así? Este nombre hace referencia al significado de ‘juicio’ que se refiere al momento de madurez y cordura de una persona (por ello también se llaman ‘muelas cordales’). Al contrario del resto de muelas y dientes, las del juicio salen cuando ya somos mayores, entorno a los 16 y 24 años, por lo que desde hace siglos, la aparición de estas piezas, se le atribuía la edad madura y adulta del individuo. Y ahora, volviendo al tema referido en el titular, son muchas las personas que ante la salida y molestias consiguientes de estos terceros molares, tienen dudas respecto a si es necesario extraerlas o qué edad es la más adecuada para ello. Cabe señalar que extraer las muelas de juicio no causan problema alguno en la mayoría de personas, por lo que no es estrictamente necesario extraerlas. No obstante, existen casos en los que estos últimos molares no tienen espacio suficiente para crecer en la parte posterior de la boca, convirtiéndose en lo que se conoce como muelas del juicio impactadas o retenidas. Es en estos casos cuando las muelas del juicio pueden causar dolor, hinchazón o/y infección. Este poco espacio de algunas personas se debe a que la evolución humana ha hecho que nuestro maxilar se haya ido reduciendo para adaptarse a nuestra alimentación actual cuyos alimentos están más elaborados. Sin embargo, el número de dientes no se ha reducido, por lo que en ocasiones esto provoca que la última muela en salir ni siquiera pueda hacerlo. ¿Por qué extraer las muelas del juicio? Cuando la muela no tiene suficiente sitio, su afán por salir puede empujar a los otros dientes y provocar que estos se apiñen, lo que posteriormente haría necesaria una ortodoncia que corrigiera la mala posición ocasionada. En las situaciones en las que la muela no ocasiona problemas ni dolor, no se recomienda extraerla, pues siempre es preferible el diente natural a cualquier otro remedio. Pero, si las consecuencias que puede provocar su presencia, son peores que las provocadas por su ausencia, la decisión está clara. En cuanto a la edad a la que extraerla, en el caso de que el dentista diagnostique que es necesario hacerlo, se haría cuanto antes, entre los 16 y 24 años. Dejar más tiempo una muela en una mala postura, es correr riesgos innecesarios y aguantar fuertes dolores que podrían evitarse con su extracción. Visita la Clínica Irene Morales en Granada ante cualquier dolor de muelas o anomalías, la primera consulta es totalmente gratuita. ¡Te esperamos!

0 comentarios

No hay comentarios. ¡Se el primero en comentar!

Dejar un comentario