Infección de muelas, causas y tratamiento

Si sientes un desagradable dolor en las muelas y tus encías están inflamadas, posiblemente estés sufriendo una infección de muelas. Ésta está propiciada por una incorrecta higiene bucodental y puede ser causa de una caries, la salida de una muela que no tiene suficiente espacio y daña las encías, una enfermedad periodontal, restos de comida que terminan pudriéndose por no eliminarlos a tiempo o una yaga.

Cuando la infección se tiene en las muelas del juicio puede ocasionar aún más problemas, ya que podría causar conjuntamente dolor de oído y garganta, corriendo el riesgo de confundirse esta infección con cualquier otra que no tenga su origen en la boca y produciendo problemas mucho mayores. Por este motivo, es importante que cuando se empiece a notar que las muelas están ocasionando problemas, o que las encías están inflamadas o más rojas de lo normal, se acuda con urgencia al dentista.

Al odontólogo le bastará hacer una radiografía para confirmar si el problema viene originado de las muelas o no.

En el caso de que se ciertamente se trate de una infección en las muelas del juicio, el dentista valorará la infección y en función de esto optará por un tratamiento que permita la conservación de la misma o si lo mejor es sacarla.

Lo más importante en estos casos es actuar con rapidez y no dejar que pase el tiempo, ya que puede formarse un absceso y que la situación se complique con fiebre y pus.

Como decíamos antes, no tratar la infección a tiempo puede conllevar importantes complicaciones como la extensión a los tejidos blandos de nuestra boca y busque salir por la mejilla, pudiendo llegar incluso al corazón y producir una angina de Ludwin, que a su vez puede provocar una muerte por asfixia, o aunque ocurre ocurre en ocasiones muy raras, la infección puede llegar al cerebro y provocar un coma.

Atención a los siguientes síntomas que pueden avisarnos de que padecemos infección de muelas:

Cuando se infecta la muela del juicio:

A menudo, la muela del juicio no termina de salir del todo, quedando una parte de ésta oculta en las encías. Esto puede dar lugar a que los residuos se cuelen y acumulen con más facilidad en unas bolsas internas a las que es más difícil acceder con el cepillo de dientes. Por tanto, es fácil que se infecten y provoquen abcesos dentales, infecciones en las muelas y flemones.

Tratamiento para combatir la infección de muelas

Antes de proceder a la intervención o la extracción de la muela, la infección deberá tratarse con los antibióticos que el dentista considere oportunos. Cuando los antibióticos y antiinflamatorios hayan mejorada la infección, se actuará en concordancia al estado en el que quede la muela. Siempre se va a tratar de conservar la muela, pero en ocasiones no extraerla puede ocasionar que en el futuro vuelvan a darse otras infecciones en la zona.

Si en cambio, la infección está causada por una caries no muy avanzada, podrá combatirse con un empaste que impida que las bacterias entren en el interior de la pieza dental.
Y si la causa de la infección es una enfermedad periodontal, se debe realizar una limpieza dental profunda en el interior de las encías para reducir la infección de los tejidos blandos.
Si el interior y el nervio de la muela está dañado, será necesario realizar una endodoncia.

Si crees que sufres una infección de muelas, no dudes en visitarnos. La Clínica Dental Irene Morales se encuentra en el centro de Granada, en Calle Nueva San Antón, 20.
También puedes concertar una cita online aquí o llamando al 958 262 450. La primera consulta es gratuita.
¡Te esperamos!

0 comentarios

No hay comentarios. ¡Se el primero en comentar!

Dejar un comentario