¿Son seguras las radiografías dentales?

¿Qué son las radiografías y qué hacen?

Las radiografías son formas de ondas radiales radiantes. Estas penetran el cuerpo para dar a su dentista una vista interior del tejido y la estructura interna de su boca. El técnico de rayos X puede ver esto en una película o un monitor digital.

Las radiografías revelan la condición de:

• los dientes y sus raíces • la mandíbula
• otros huesos faciales

También pueden ayudar a detectar el grado de enfermedad de las encías y otras anormalidades bucales.

Las radiografías dentales permiten detectar complicaciones en la cavidad oral que no se aprecian en una exploración rutinaria. Permiten diagnosticar problemas relacionados con la posición de los dientes, la mandíbula, fisuras dentales… No obstante, conviene tomar algunas precauciones por la exposición a los rayos X.

Hay diferentes tipos de radiografías dentales. En general, la más usada es la radiografía periapical. La frecuencia con la que se deben tomar las radiografías depende de varios factores, como la edad. En muchos casos las radiografías se realizan durante la infancia y la juventud. Esto se debe al desarrollo los dientes y las muelas del juicio. Por tal de limitar la exposición a los rayos X, lo más recomendado es dejar pasar un tiempo. Como mínimo, un año entre una radiografía y otra, aunque el sistema de radiografía digital actual, permite reducir este espacio de tiempo por su baja radiación en el momento de la exposición a los rayos X.

¿Son seguras las radiografías dentales?

Las radiografías dentales exponen a los pacientes a pequeños niveles de radiación, así que el riesgo de daño es bajo. Y, si su boca está saludable, la mayoría de los dentistas solo le pedirán una nueva serie de rayos X cada dos años. El número de radiografías que necesita depende de la condición de su salud bucal.

Los rayos X pueden conllevar algunos peligros para la salud. Según un estudio las radiografías dentales aumentan el riesgo de desarrollar un tumor cerebral. No obstante, muchos profesionales advierten que cada organismo es distinto además, existen diferentes equipos de RX y cada caso es diferente. Hay otros muchos factores que condicionan este riesgo y no sólo se debe a este tipo de radiografías.

El principal factor de riesgo en las radiografías es la exposición a los rayos X . Pero hay que tener en cuenta que las radiografías dentales afectan a partes muy concretas de la cavidad oral. No afectan a otras partes del cuerpo.
Entonces, ¿Qué efectos pueden tener las radiografías dentales? La consecuencia más habitual es la xerostomía. La xerostomía consiste en la sensación de sequedad bucal. No obstante estos efectos disminuyen en función del tipo de maquinaria usada para realizar la radiografía y para provocar esta, se deberían realizar un número considerablemente alto de radiografías.

Por tanto las radiografías dentales no son peligrosas siempre que se limite la exposición a los rayos X. Lo más recomendable es consultar con el especialista la necesidad de somete.

Minimizar el riesgo

Antes de tomar las radiografías, hable con su dentista sobre cualquier condición médica preexistente
que tenga u otras radiografías que

se haya tomado recientemente. Recuerde, la cantidad de radiación utilizada en la mayoría de exámenes dentales es pequeña. Los beneficios de los rayos

X dentales sobrepasan los posibles riesgos.

No hay etiquetas para este artículo
0 comentarios

No hay comentarios. ¡Se el primero en comentar!

Dejar un comentario